02 octubre 2015

La educación social en la esfera pública. El reconocimiento social de la profesión

Este ha sido, desde el principio, un debate que creo ha obtenido sus resultados. De este modo, ya encontramos la figura del educador social en centros cívicos, esplais, centros residenciales y abiertos, centros de día, prisiones, en la educación formal e informal, en la atención precoz y la prevención terciaria... y cada vez encontramos menos personas que desconocen que existimos.

Se realizan charlas informativas explicando a los futuros estudiantes en qué consiste la carrera universitaria, qué salidas profesionales tiene y qué impacto social provoca. En la prensa y medios digitales van apareciendo figuras destacadas de nuestro ámbito que dan a conocer aún más el papel que desarrollamos en la sociedad y cada año, el Día Internacional de la Educación Social tiene más participación y repercusión en las redes sociales (este año con el hashtag #Edusoday2015).

Pero no nos podemos quedar en este punto. Necesitamos reforzar nuestro papel, hacer valer nuestras funciones y luchar por una formación continua de calidad. Todavía nos encontramos con situaciones en las que nos requieren como "chicos / as por todo", que no nos ubican demasiado bien en las entidades o que les cuesta integrarnos en el funcionamiento cotidiano de las organizaciones. Nos siguen confundiendo con Trabajo Social, Educación Especial o con Integración Social... todo lo que evoca a temas sociales se sigue mezclando y desdibujando.


Así que me cuestiono... ¿qué hacemos como profesionales para reivindicar nuestro papel? ¿Lo sabemos hacer? ¿Lo hacemos realmente? ¿Ante quién nos presentamos y cómo? A veces (quiero pensar que pocas), nos centramos en la queja, la protesta, la reivindicación pero no elaboramos discursos socioeducativos sólidos, no generamos dinámicas proactivas que ayuden a una correcta identificación de la educación social. ¡Hasta a nosotros mismos nos cuesta explicar lo que hacemos y cómo lo hacemos!

Por ello, la autocrítica es esencial en el crecimiento personal y profesional, individual y colectivo y por tanto es necesario que nos planteemos, parafraseando a John F. Kennedy, "no te preguntes qué puede hacer la Educación Social por ti. Pregúntate qué puedes hacer tú por la Educación Social "


"A continuación se indica un enlace donde poder disfrutar de todas las aportaciones que los y las compañeros/as elaboraron en sus respectivos blogs. ¡Os animo a leerlos! Carnaval de blogs"